Archive for the ‘El cuento del tío’ Category

h1

De tajos la red con que nos atrapa dios

diciembre 23, 2008

   Buenas tardes, muchachos. Gracias por leerme con cariño y afecto cuando están tan aburridos y bajoneados. De verdad, muchas gracias.  Aprecio el gesto: simillar a los que ayudan a cruzar a las abuelitas  tullidas en las esquinas. ¡Cuánta bondad derrochada en las aceras de la metrópoli! ¡Cuánta civilización en nuestros habitantes urbanos! ¿Efectos positivos del Macrismo? Read the rest of this entry ?

h1

el cuento del tío – parte III

julio 15, 2008

Esas contradicciones que quisiera borrar. Porque me proyectan, me anticipan, son la parte abyecta del relato familiar burgués, pelusas que se juntan en los rincones y que no resultan “literarias”, menos aun de vanguardia. Deberían silenciarse. Olvidos intencionados: de ahí vengo aunque mire para otro lado.
Pero vine buscando la voz de otro, aunque por momentos me desagrade. Vine buscando la voz de ese otro, máquina productora de relatos que nadie más que a mí resultan incómodos. Y por eso los dejo: para desprestigiarme. En el peor sentido. No un lumpenaje que a la larga resulte redituable, no. Un universo de relatos que hago invisible cada vez que puedo.
La puta amable y el Barrio Norte de los ’50 y los ’60. Las escuelas católicas, los deportes de ricos. La voz de Pancho y todas las que hablan en su boca. Eso.

Read the rest of this entry ?

h1

el cuento del tío – parte II

julio 11, 2008

Por entre los dientes gastados se escapan los verbos en presente, un mapa propio y ajeno a la historia se inventa Pancho. Read the rest of this entry ?

h1

El cuento del tío – Parte I

julio 9, 2008

En 2004 fui a un casamiento familiar. Era en una estancia de Carmen de Areco. Mi familia no asistió por no recuerdo bien qué tipo de rencilla histórica. Sin saber con quién hablar o qué decir, me protegí bajo la verborragia de un pariente. Estimulado por el alcohol me contó, en medio de la cancha de polo donde más tarde iría a acostarme, su historia amorosa con una puta. Primero fantaseé un cuento a partir de los datos sueltos que su incipiente borrachera entregaba. Meses más tarde decidí entrevistarlo en el 36 Billares. De ahí salió esta suma de relatos y pensamientos contradictorios que hablan de un hombre y su necesidad de seguir vivo, pero también de cómo nos inventamos argumentos para casi todo. Abajo, como apéndice, la versión pobre y facilista con aspiraciones literarias. Read the rest of this entry ?