Archive for 28 octubre 2008

h1

Ayer por la noche

octubre 28, 2008

   Ayer, domingo por la noche, luego de cenar  tres porciones de muzzarela, una porción de jamón y morrones, una faina y un flan con dulce de leche, decidí irme a domir bien temprano. No tenía mucho más para hacer. Bueno, lo admito, -¡¡¡ basta, lo admito !!!- yo nunca tengo mucho para hacer y vivo, por supuesto, quejándome de la existencia en todos sus sentidos y en su más rotunda totalidad. Pero en este caso en particular, no tenía otra alternativa, o al menos eso, pensaba yo entre bocado y bocado. Ni siquiera tuve la necesidad de salir a cenar afuera luego de haber pasado todo el día encerrado, con las persianas bajas, fumando cigarrillo tras cigarrillo, leyendo el diario con desprecio o mirando el techo como un energúmeno; opté por pedir al delivery de una pizzería cercana y masticar con resignación una promoción diseñada para solitarios depresivos como yo. Misantropía, de eso creo que sufro a veces. De eso sufro hace años. Read the rest of this entry ?

Anuncios
h1

Acarajé

octubre 25, 2008

É de babaixar, é de balacobaca.
Eu quero beijar a sua boca louca.
Eu vou enfiar uva no céu da sua boca,
e ai chupar toda.
Eu disse toda.

   Insististe un rato largo con el tema de llevarme en auto. Yo me negué. Para qué, si tengo que ir hasta acá nomás, me dijeron que en la esquina hay un teléfono público. Bom, eu vou com você. Read the rest of this entry ?

h1

Xinxin de galinha

octubre 16, 2008

Mas eu, como sempre perdida, bêbada de sambas e tantos sonhos
Choro a lágrima comum, que todos choram. Embora não tenha, nessas horas,
saudades do passado, remorso, ou mágoas menores.
Meu choro, dolente por questão de estilo, é chula quase raiada:
solo espontâneo e rude duma história nunca feichada.

   Nos llevaba el diablo, lo juro. O mejor dicho, el alcohol -que para el caso es lo mismo. Él, cachaça; yo, whisky.  Read the rest of this entry ?

h1

Track – Track

octubre 8, 2008

   Música atronadora en un departamento durante toda la noche. The Velvet Underground, The Cure o Joy Division. Da igual: es lo mismo. Melodías depresivas de fondo: un espectáculo privado. Su morador es un hombre que ahora está tirado en la bañera. Dejándose morir. Tan simple como eso: tan sencillo como lavarse los dientes. Consume las pastillas que robó hace unas pocas horas; las ingiere desde el frasco: indiscriminadamente. Las acompaña con un apurado trago de whisky. Tirada en el piso, la foto de su mujer que ha muerto hace una semana y media. Un calvario lento y cruel. Él no tiene a nadie más en el mundo. A nadie más. No es una escena desdichada; es una elección. Read the rest of this entry ?